Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



martes, 9 de febrero de 2016

Sé Que No aNDaS MuY LeJoS...


Adiós papá. De la mano, esta tarde cogidos los dos, nos hemos despedido. En la cama al lado el uno del otro, te he agradecido toda la vida que ha sido contigo,… Por ser como soy, por lo que me has enseñado, por lo que has dejado que aprendiera sola, por dejar que me equivocara, por estar detrás por si caía, por sentirte orgulloso de mi. Por tu fuerza, por tus ganas, por enseñarme siempre a ver el otro lado de las cosas. Por enseñarme a ver tantas cosas bellas que la vida derrama por ahí.
 
Por tu generosidad, por esa vida dedicada a nosotras, por tus risas con ella desde que yo recuerdo, por haberme enseñado lo que significa el verbo AMAR. Por apretarme la mano como tú solo sabes hacerlo, por acariciarme la cara como solo tú sabes hacerlo. Por ser el que más me ha querido desde antaño. Por ser y por estar, siempre.
Por tus manos siempre llenas, por saber cómo arrancarnos una sonrisa aún en lo peor. Por tu torpeza para decir te quiero. Por las veces que te he visto llorar a escondidas. Por los besos que ahora me dejas darte.
Gracias papá. Vete tranquilo, cuando debas, que aquí tu paso ha dejado mucho… y bueno.
 
No querías… y sin querer, queriendo, te fuiste. Sin ruido. Sin lamentos. Con el alma desconsolada. Te dejaste llevar a ese cielo que te esperaba hacía rato.
…Y, después, a pesar del dolor, un rinconcito de paz y tranquilidad empieza a tomar forma, haciéndose grande, grande. Y al pasar de los días, la palabra AMOR con mayúsculas se va adueñando de mí. Te veo en esa estrella que brilla frente a mi ventana y sé que no andas muy lejos.
Alma