Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



sábado, 16 de julio de 2011

e-mail...

Hace unos días recibí un e-mail inesperado. Era de alguien al que el tiempo casi había sepultado bajo la enorme losa del olvido, losa que en décimas de segundo se transformó en piedra fina y me devolvió a una hermosa época de mi vida, aunque con un poso de melancolía y tristeza a medida que lo iba leyendo. Os dejo un retazo:

“Y ahora la parte difícil, la que hasta ahora había evitado: Carmela. Tú la conociste como mi compañera, pero nuestra relación como pareja acabó poco después de aquel viaje a Pirineos en que te conocimos. Nos separamos y en el desbarajuste de aquellos momentos perdimos tu dirección, razón por la que ni ella ni yo volvimos a comunicarnos contigo. Tras un tiempo de luto, recuperamos nuestra amistad que de manera inesperada me cambiaría la vida. Carmela, conocedora de mis aficiones deportivas y gusto por el dibujo me ofreció una sección de senderismo en el periódico del que era gerente en aquellos años.

Me salto los detalles profesionales y vuelvo a Carmela. Ella rehizo su vida con una nueva pareja, dejó la gerencia del periódico y se dedicó a vivir intensamente su vida... hasta que enfermó. Murió hace cinco años ya. Cáncer. ¿Qué quieres que te diga? En este momento solo decirte que para mí fue y sigue siendo una de las personas más importantes de mi vida y bueno... la sigo echando de menos.”