Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



lunes, 26 de septiembre de 2011

ALZHeiMeR, enfermo y cuidadores... I

Colocándonos...

La Enfermedad de Alzheimer es una alteración del cerebro que afecta a la capacidad de recordar, razonar y comunicarse.
Es la primera causa de demencia (término general que se utiliza para la pérdida de memoria progresiva y de otras habilidades intelectuales que interfiere con la actividad diaria de la persona así como en su relación social y laboral) en países desarrollados, y representa un importante impacto sociosanitario tanto por su frecuencia como por ser una de las más importantes causas de discapacidad en adultos.
Su evolución es generalmente lenta y suele aparecer en la vejez, aunque puede afectar también a personas más jóvenes. Se trata de una enfermedad neurodegenerativa para la que no existe un tratamiento eficaz y constituye una enorme carga psicológica, física y económica para familiares y cuidadores

En las etapas tempranas, los síntomas pueden ser muy sutiles:
Pérdida de memoria que afecta a la memoria reciente y dificulta la realización de las actividades habituales: domésticas, dinero, herramientas,...
Síntomas depresivos.
Cambios de humor y de conducta.
Dificultad para realizar tareas sencillas.
Problemas de lenguaje y repetición frecuente de frases.
Ligera desorientación en tiempo y espacio.
Trastorno del juicio, del razonamiento.
Dificultad para el pensamiento abstracto.
Ubicación de las cosas en lugares inadecuados.

A medida que avanza la enfermedad, los déficits son más evidentes:
Pérdida de autonomía en el aseo personal, vestirse, alimentación,...
La memoria se deteriora gravemente hasta el grado de no reconocer a sus seres más queridos y cercanos. No es eso lo peor, como decía Jesús, lo más duro es el llegar a no reconocer nosotros a nuestro ser querido, que se va perdiendo entre las brumas del olvido.
El enfermo se pierde en los lugares conocidos.
Pueden aparecer trastornos de conducta como apatía, nerviosismo, agitación, agresividad, temperamento impredecible, alteración del sueño, delirios, desinhibición, vagabundeo,...
Necesitan ya ayuda para todas las Actividades Básicas de la Vida Diaria.

En la etapa final la dependencia del enfermo es absoluta:
La pérdida de memoria y juicio es completa.
Pérdida de lenguaje. Mutismo.
Pérdida del control de esfínteres.
Pérdida de peso e inmunodepresión.
Inmovilidad. Encamamiento, en muchas ocasiones
.


Alzheimer y otras demencias. Guía práctica.


Continuará.....