Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



martes, 6 de septiembre de 2011

aL oTRo LaDo....

Es bien sabido por la mayoría el terrible rastro de olvido que deja esa enfermedad cuyo nombre propio no se olvida.

En el lugar donde ahora vivo hay mucha gente mayor. Cuando me detengo a meditar en serio en qué consiste mi trabajo y donde vivo el tiempo que éste me deja libre... creo que tendré que empezar a pensar en mudarme.

Mientras tanto he hecho amistad con una joven cuidadora, paciente y con planes de futuro muy diferentes al presente que vive, y hoy la he ayudado a bañar a una de esas personas ausentes de sí mismas. A duras penas hemos podido, palmoteaba y nos insultaba con palabras extrañas, se defendía, parecía vivir una realidad diferente y hostil, como una película en 3D a saber con qué guión y qué personajes, intentaba agredirnos en medio de ese escenario cuasi virtual en el que ella era una desconocida para todos, incluso y sobretodo para ella misma, y nosotras éramos su entorno innombrable... Innombrable... En su cara se mezclaban expresiones de rabia y de desamparo, el miedo con la indefensión más absoluta... al fin, perdida y temerosa, se ha abandonado como un animal herido.

Es curiosa la mezcla de sensaciones que producen en el otro,... no lo crees porque no lo entiendes, intentas mantener la cordura aún dentro de la locura que te envuelve, incluso, a veces, sientes hostilidad, pero al final la emoción que predomina, al menos en mi caso, es la de una ternura infinita y extraña.

Guardemos los recuerdos en cajitas, los olores, los instantes, las caricias, las palabras bonitas, el brillo de las cosas y lo que todo ello significa… porque de ese material sensible estarán hechos nuestros sueños el día que perdamos los recuerdos.


5 comentarios:

Alondra dijo...

¡Hola Violeta! cuando te toca de cerca cualquier tipo de enfermedad duele el alma porque no hay nada más triste que la dependencia pero cualquier dolor se aguanta y ruegas que te dejen tus recuerdos, sin ellos ¿dónde queda la persona?, imagino que perdida en una inmensa niebla...
No puedo pasar sin leer este blog, para mi significa esperanza y creer en gente que sigue haciendo su trabajo con vocación.

Un abrazo afectuoso y te doy las gracias en nombre de aquellos que no pueden hacerlo.

C.S. dijo...

Como siempre precioso, compañera. Reconozco perfectamente esa realidad que describes en la que yo también me muevo... aunque un poquito lejos de allí.
Espero que uno de estos días podamos vernos... besos guapa!!

Violeta dijo...

Hola Alondra, es muy agradable saber que paseas con nosotras sintiendo esperanza. Y si, cuando te toca de cerca, duele el alma... pero seguimos andando, no?
Qué decirte C.S.!! Tengo muuuchas ganas de verte. Besotes

VerboRhea dijo...

Es la parte más dura de vuestro trabajo, la desvaloración al profesional. Desahogan su rabia con los profesionales que batallan contra la enfermedad, y que no pueden hacer ya más que paliarla. Son pacientes que anteriormente han elogiado la labor de enfermeras, auxiliares y médicos hasta que les llega la palabra maldita.Es entonces cuando comienzan a buscar culpables y os escupen las mismas palabras hostiles que tanto criticaron en otros anteriormente. En casos como estos, que yo he vivido, digamos de cerca y de lejos, sólo os ha quedado sustituir la palabra maldita por otras que comiencen por la misma letra: Cariño, Compasión y Comprensión, porque, en el fondo, ellos también sienten esas palabras por vosotros, aunque la palabra maldita las corroe. Sólo os quiero dejar mi APOYO y que sigáis siempre con ese AMOR y PACIENCIA que os caracterizan. ¡ÁNIMO!

Saludos.

P.D.: Lo tenía que haber escrito Ella y Él, pero como ya no podrán, lo hago yo desde este otro lado, y añado: GRACIAS.

Violeta dijo...

Gracias a tí VerboRhea.