Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



miércoles, 1 de septiembre de 2010


En casos de demencias avanzadas y otras patologías no oncológicas en fase avanzada, no es tan fácil decidir si sonda nasogástrica si o sonda nasogástrica no.

M. tiene 93 años y ninguna patología importante añadida al deterioro y los cambios propios asociados a su edad. Ingresó en el hospital por un síndrome febril causado por una infección de orina. A los pocos días regresó a la residencia donde vive, desorientada, con antibiótico pautado y una sonda nasogástrica porque en el hospital había dejado de comer. Al día siguiente se arrancó la sonda. Su cuidadora empezó a darle pequeños sorbitos de agua que la paciente tragaba con dificultad, pero sin atragantarse.

Iniciamos hidratación subcutánea, mantuvimos el antibiótico y al explorarla...vimos que tenía una micosis en la cavidad oral, motivo por el cual probablemente sentía dolor al tragar. La familia insistía en volver a colocar la sonda, hablamos con ellos y decidimos tratar la micosis y retirar el antibiótico lo más pronto que pudiéramos. A los pocos días había mejorado bastante. Ahora come dieta triturada y bebe agua con espesante (o gelatinas).

Pero no siempre es tan fácil...

4 comentarios:

anjali dijo...

En mi opinión, creo que este tema es un poco peliagudo, cuando lo tocamos visto desde las instituciones. Quizá es cierto, que algunas veces, por comodidad y falta de tiempo que dedicar a los distintos pacientes a los que hay que atender a la hora de administrar comidas, se insiste menos de lo debido para intentar que el paciente vuelva a alimentarse vía oral y poder retirar la sonda NG. En ese sentido me siento culpable, por haber intentado en más de una ocasión que no se la retirasen a pacientes, cuya alimentación oral era muy problemática. Abogando ante el médico y la enfermera por su prolongación.
Mea culpa.
Un abrazo.

Violeta dijo...

Hola anjali!
Creo que, efectivamente, es un tema complicado en algunas situaciones. En mi opinión cualquier acto que se haga para conseguir el bienestar del paciente está justificado, en consenso con el propio paciente, si es posible, y con la familia (diferente sería el encarnizamiento terapéutico, que no tiene justificación alguna).
Ah! Y todos hemos entonado el mea culpa en algún que otro momento.
Besotes

Antonio R. dijo...

Querida Violeta: es una cuestión difícil de afrontar, pero en mi opinión, humilde, si la familia tiene buena información sobre que la sonda nasogastrica no prolonga la vida, no evita aspiraciones y muchas veces exige contención física, la mayoría de las veces decidirá no ponérsela. Por supuesto, hay familias que deciden lo contrario y hay que estar dispuesto para no imponer tu criterio. Te dejo un link interesante:
http://www.nexusediciones.com/pdf/gero2003_1/g-13-1-008.pdf

Violeta dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Antonio.
Gracias por el enlace, muy interesante.