Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



domingo, 19 de septiembre de 2010

ReGuLaR, GRaCiaS a DioS.


He aprendido que el PSA no es sólo el Partido Socialista de Aragón.

Mi diagnóstico de cáncer de próstata fue muy gracioso, si se puede decir así. Tenía un dolor en el cuello persistente y mi médico de cabecera me mandó unos análisis rutinarios. Cuando fui a recoger los resultados, la enfermera, que era amiga mía, me preguntó si yo sabía algo del PSA. "Sí, el Partido Socialista de Aragón que fundé yo en el año 76".

No tardé en aprender el significado de las siglas del antígeno prostático específico (en inglés, Prostatic Specific Antigen). Primero pasé por las consultas de Urología y de ahí a los oncólogos del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, que se han portado conmigo estupendamente en todo momento.

Cuando me detectaron el cáncer ya no había posibilidad de operar, así que mis dos tratamientos han sido la radioterapia y la quimioterapia. En la radioterapia tengo que decir que me lo pasé bien, porque la sala de espera solía estar muy animada. La quimio ha sido más dura, y no por la caída del pelo, porque como yo he sido calvo toda mi vida apenas lo he notado. Salgo sin pelo en todas las fotos de los recitales que he dado como cantautor y hasta en las de mi boda, así que supongo que por eso no me ha influido tanto esta cuestión estética.

Al principio era una quimioterapia mensual y luego un tratamiento semanal algo más suave. Uno de los ciclos me sentó tan mal que acabé ingresado en el hospital con una neumonía atípica que me dejó muy débil. Tan mal estaba que al regresar a mi casa del hospital me caí de rodillas y he estado varios meses sin poder moverme; lo que ha sido para mí casi tan malo como el propio cáncer.

Pero la caída me ha obligado también a aprovechar todo este tiempo, y he podido acabar mi próximo libro para no estar mano sobre mano. Un amigo me dijo: "Tú cuentas muchas pequeñas cosas, que el día que te mueras olvidaremos". Y entonces se me ocurrió escribir mis recuerdos y al mismo tiempo mezclarlos con toda la situación médica que he tenido durante estos meses.

Claro que al principio, cuando oyes la palabra cáncer, te quedas hecho polvo, pero creo que le ha afectado más a mi mujer. Yo he estado bastante animado desde el principio. Cuando por las noches no podía dormir, intentaba no deprimirme; al fin y al cabo me decía: "Tienes 74 años, el libro acabado, no se hunde el mundo".

"Regular, gracias a Dios", último libro publicado por J. A. Labordeta , es un libro de memorias, que incluye fotografías de su álbum personal. "Es optimista porque no echa tragedia a la situación y recoge lo mejor que sale de cada momento,... no hay que dramatizar tanto con esta enfermedad, es fundamental asumir la palabra cáncer”.

Entre recuerdo y recuerdo de su vida, Labordeta reflexiona sobre el cáncer que combatía en esos momentos, y lo hace desde un punto de vista positivo. "Es que hay que poner humor porque lo que no puedes hacer es dejarte llevar por la depresión. Amigos que están en la misma situación me preguntan qué hago en la noche. Me despierto y les digo que me pongo a repasar las letras de mis canciones, el repertorio entero, porque no quiero pensar en otra cosa. «Polvo, niebla, viento y sol y donde hay agua una huerta, en el norte los Pirineos ...». Quiero poner vida y es jodido, pero hay que afrontarlo con alegría".

Desde 2006, cuando le fue detectada la enfermedad, el cantautor ha ampliado su número de amigos, los que ha conocido en las salas de los hospitales. Dice que de ellos ha aprendido, "sobre todo, dignidad. Son gente con una entereza que te sorprende".

El libro está dedicado al área de Oncología del Hospital Miguel Servet de Zaragoza.

José Antonio Labordeta, filósofo, poeta, cantautor, buena gente, enamorado de la vida,...ha fallecido hoy.


3 comentarios:

C.S. dijo...

Desde el rinconcito en el que me encuentro viendo atardecer sobre el mar... qué decirte!!! me ha encantado el homenaje a este GRAN hombre.
Besos.

Violeta dijo...

Hola C.S. hermosa!!!
Este hombre fue una de las personas que marcaron mi juventud, carreras delante de los grises y cantos de libertad.
No morirá nunca del todo porque siempre quedará en nuestro recuerdo.
Sigue disfrutando del mar y toooodo lo demás, tú que puedes!!
Besotes

Antonio R. dijo...

Para mí también representa uno de aquellos que nos emocionaban en los conciertos en la universidad, cuando los grises nos hacían practicar footing y nuestros corazones latían con fuerza oliendo la próxima libertad. Un besazo