Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



miércoles, 24 de agosto de 2011

Lo iMPoSiBLe...

Creo que asumir la muerte de un hijo SIEMPRE es IMPOSIBLE, pero si se tienen ochenta y tantos, aún es más duro.

F. se está muriendo. Hoy le hemos puesto un infusor con medicación subcutánea, y prevemos que en poco tiempo fallecerá. Le hemos explicado a sus padres que no se intenta prolongar ni acortar su vida, sólo (sólo??) intentar que fallezca tranquilo, sin dolor y sin otros síntomas que añadan sufrimiento. Su madre nos decía que hace dos meses que esperan que ocurra lo inevitable.

Ya en la cocina, entre lágrimas a duras penas reprimidas, recordaban lo vivido, cómo era, “era cariñoso,... buena persona,... le gustaba la fiesta,... cuando se compró la moto, te acuerdas?... no sé si nos acostumbraremos a estar sin él...”

Al despedirnos nos ha dicho: “Si me dan a elegir entre un millón de pesetas y vuestro apoyo, elijo vuestro cariño” (a mí este mes es como si ya me hubieran pagado la nómina).

Cuando bajaba por las escaleras, aún los oía llorar.



2 comentarios:

Cassiopeia dijo...

Debe ser terrible. No sé cómo puedes con tanta tristeza.
Yo, en mi trabajo, he visto casos no severos y salgo muerta de la pena (con todo y fotografo...)
Admiro tu fortaleza

:(

Violeta dijo...

Siempre he oído decir que los Cuidados Paliativos enganchan, y es verdad.
Sueles salir de los domicilios con la sensación de haber dado todo lo que puedes y sabes. Sientes que eso sirve y te llena hasta lo más hondo, compensando todo lo demás.
No es cuestión de fortaleza sino de ganas.
Besos