Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



domingo, 25 de agosto de 2013

BuM-BuM , BuM-BuM , BuM-BuM ,...


 
Los días pasan y las situaciones aparentan ser cada vez más cotidianas, compatibles con momentos cualesquiera de un día de verano de un año cualquiera.

La esperanza nos sorprende en cualquier postura, aunque de repente asome la tristeza a los ojos y borre la sonrisa de un plumazo.

“Cuando te dicen que tienes… eso,… cáncer,… En un instante, toda tu vida se transforma, ya nada será nunca igual, aunque sobreviva. Todo tiene otra dimensión, más grande o más pequeña, pero nada, nada es como antes. Es tan pequeña la línea que separa el estar vivo de estar muerto, o de estar muerto en vida. No sé, nunca había sentido igual ni se me habían pasado cosas semejantes por la cabeza. Esto hay que vivirlo. Sí, vivirlo, aunque suene a paradoja... A veces se me olvida, me despierto por la mañana, miro hacia la ventana y sonrío viendo el sol; de repente me acuerdo y me entran unas ganas inmensas de llorar, todo se vuelve del revés. Es horrible.” Y yo la escucho sin pestañear.


"Mientras haya vida habrá cáncer; es el precio que tenemos que pagar por estar vivos", entrevista a Joan Massagué. (pincha en el título para leerla completa)

"… A una enferma le pregunté si a la quimioterapia la llamaba “mi amiga la quimio” o “mi enemiga la quimio”. Me contestó: “Mi amiga la puta quimio”.

La quimio mata lo malo… pero también lo bueno. A veces cura, siempre aniquila. Cruel paradoja….

El entorno del enfermo casi siempre tiene claro que merece la pena seguir con la quimio o con la radio. No siempre es el caso del enfermo…

Hay enfermos que dicen basta, y otros que están calvos, con llagas y demás, pero maravillados porque saben que, de otra forma, ya no estarían aquí. La quimio es… lo que tenemos.

……. "

 

2 comentarios:

Alondra dijo...

Desde que el cáncer llega a tu vida todo cambia...
Estos días, le decía a una amiga que al inicio, incluso tienes una valentía temeraria para hacer cosas que en circunstancias normales no harías.
Cuando después de batallar lo indecible notas que la soga te deja boquear, entonces, simplemente resistes y le pides a la vida que no te de más de lo que puedas soportar.
Un abrazo cálido para las dos.

Violeta dijo...

".. y le pides a la vida que no te de más de lo que puedas soportar...". Cuánto sabes Alondra querida!