Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



jueves, 15 de agosto de 2013

... hasta decir basta



Hoy he conocido a B, una mujer con papeles protagonistas diversos y todos de mujer... MADRE (con mayúsculas), hija y hermana, tres roles distintos para los hombres que la rodean. Hasta ahora ha sido un auténtico soporte para sus "hombres". Cuando observas detenidamente y en silencio su entorno, te das cuenta que es ella la que sostiene todo y no sólo eso, sus "hombres" la necesitan, necesitan que siga sosteniendo todo, tal vez porque siempre ha sido la que ha mantenido a flote a su familia, la que ha equilibrado los alti-bajos, la que ha puesto el punto de coherencia, la que ha dado seguridad a todos y a todo... sin embargo, ahora las cosas se tambalean y mucho, ella se marcha pero allí nadie la deja marchar, marcharse no lo tiene permitido... la atan a la vida que se le va escapando a cada segundo por su frágil cuerpo. Y ella, como madre, hija y hermana se siente en la obligación de ESTAR, de seguir tirando de todo, aunque sea muriendo.

No es habitual ver a una paciente paliativa en un domicilio en sus circunstancias: con una nutrición parenteral total, palomilla para su morfina, midazolam..., sonda nasogástrica para aliviar una obstrucción intestinal (que lleva ya tanto tiempo que sería digna de cualquier estudio)... edemas que nos indican que su riñón también se está agotando... igual que ella...pero así está B. 

Hoy tenía mucha disnea y estaba muy angustiada e intranquila,... con un empeoramiento importante a las anteriores visitas... y muy muy muy cansada. Hablando con ella nos ha dicho que le gustaría estar por momentos más dormida para aliviarle esa angustia... incluso estaba de acuerdo en ir reduciendo la velocidad de la nutrición... sin embargo, los fantasmas se han despertado en sus hombres... "pero luego nos dice que no quiere que le pongamos nada", "pero si bajamos la nutrición, o la quitamos se morirá de hambre y sed", "pero ahora en verano, y con lo que suda... se deshidratará"... la siguen atando a una sin-vida que se extingue por momentos, no le dan permiso para irse, para decir "hasta aquí"... para decir "BASTA" y para simplemente decir "Adios"...