Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



sábado, 8 de diciembre de 2018

DoLoR Y SiLeNCio...


La casa es sencilla, acogedora. Acuarelas en rojo y azul nos abren paso al dormitorio que, como suele ser habitual, está  al fondo a la izquierda o a la derecha. Huele a pan con tomate y a fruta, el marido de Lola se disponía a desayunar cuando hemos llamado a la puerta. Tras unas breves frases susurradas sobre el mantel de la mesa de la cocina, nos adentramos pasillo adelante. 

Entramos despacio, tranquilas - la cama ubicada fuera de su lugar para hacerla más práctica-, y tras el primer paso nos invade un dolor espeso y una profunda pena. Lola abre los ojos y apenas nos mira, su vista recorre la habitación, a su marido, a su hija y al pequeño perro que se adapta a la forma de su cuerpo, sobre la colcha.

Nos cuentan que él se jubiló en febrero y su hija se casó en abril y está embarazada. Lola tiene 57 años y apenas ha visitado al médico un par de veces en su vida. Una vida sana, remarca su marido.

Hace apenas 20 días fue diagnosticada de una neoplasia de páncreas en estadio avanzado, tras una visita casual a urgencias a causa de una tromboflebitis. Todavía estuporosa, no sale de su asombro, “Si hace un mes yo estaba tan bien, mi vida era normal... Ahora tengo una losa sobre mi cabeza que ocupa todo mi pensamiento. Todo lo demás se ha ido difuminando, ha desaparecido. No puedo pensar en nada más”, dice sin mirarnos mientras las lágrimas recorren su preciosa cara. Por qué a mí?, pregunta a alguien o a algo, no a nosotras. El silencio se pasea por la habitación, no tenemos respuesta. No es queja, ni lamento. Es la vida y la muerte caminando al unísono. Habla despacio, con calma contenida. “No se han equivocado, cada día estoy peor. Pero no puede ser, no puede estar pasando, no puedo ni imaginármelo siquiera… Es una pesadilla de la que no consigo despertar”. Las lágrimas continúan su camino, el perro se acurruca cada vez más junto a ella y un dolor hondo nos traspasa la ropa, empapa nuestra piel llegando hasta el alma, como la niebla que nos ha acompañado durante todo el viaje hasta su casa.

Nos acabamos de conocer, es la primera visita. Nada sirve, solo estar, escuchar, acompañar, acariciar, mirar... Yo no me atrevo a decir nada que entorpezca el desahogo, la rabia, la expresión de su dolor. Sólo el silencio nos corteja.

Su esposo y su hija asisten mudos en un segundo plano, elegido por ellos.

No soy consciente del tiempo que permanecemos allí. La vida se ha detenido. Pero creo que es una de las visitas más dolorosas que recuerdo.






2 comentarios:

Josefina Rossetti dijo...

Hola Violeta: hermoso tu blog, me gustó su nombre, y me has hecho compartir la experiencia de visita a una mujer de 57 años que descubrió hace poco que sufre de un cáncer de páncreas y que contaste hoy 8 de diciembre. Soy socióloga, participo en un equipo de investigación con dos médicos de familia, otro sociólogo y una trabajadora social. Nuestro tema es justificar la cobertura paliativa de pacientes no oncológicos. En este momento, nos estamos quebrando la cabeza para definir un procedimiento "científico" que nos permita elegir a los pacientes, sus cuidadores y el personal de salud a cargo, cuyas necesidades vamos a estudiar, partiendo de la población que se atiene en un consultorio de atención primaria de la ciudad de Santiago de Chile.
!Felicitaciones! Josefina Rossetti

Violeta (Pilar Lázaro) dijo...

Hola Josefina. Gracias por tus palabras y por asomarte a esta ventana, con cuya causa estamos cada vez más gente comprometida. Si quieres información sobre cualquier tema que comentas, dame una dirección de correo y hablamos, estaría encantada de ayudarte en ese proyecto al que queréis darle forma.
Hace tiempo estuve en Santiago de Chile y pude palpar un poquito el tema sanitario.
Un abrazo grande.
Pilar