Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



jueves, 8 de enero de 2015

Primeras veces...




Empezó con tos y muchas flemas. Estas fueron desapareciendo pero la tos persistía. Tosía con el pañuelo en la boca y luego se lo guardaba en el bolsillo. Yo insistía en que fuera al médico, pero él me daba largas. Mi padre odiaba a los médicos y a los hospitales. 
Recuerdo ese período como una época de muchas “primeras veces”. 
La primera vez que lo oí gimiendo en el baño. 
La primera vez que descubrí sangre en su almohada. 
Nunca se había puesto enfermo, otra primera vez.

- Y una cosa quiero decirte. Nadie tiene que saber esto, ¿me has oido?. Nadie. No quiero la compasión de nadie- dijo, y desapareció en la penumbra del vestíbulo. 
A veces, nuestros amigos y conocidos, hacían comentarios sobre su pérdida de peso. Al principio eran halagadores. Incluso preguntaban por el secreto de la dieta que seguía. Pero las preguntas y los halagos cesaron cuando vieron que la pérdida de peso no cesaba. Cuando los kilos siguieron menguando. Y menguando. Cuando se le hundieron las mejillas. Y las sienes desaparecieron. Y los ojos se escondieron en sus cuencas.

Del libro...."Cometas en el cielo" de Khaled Hosseini