Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



jueves, 22 de diciembre de 2016

La LoTeRía NoS ToCa CaDa Día...

 
No me ha tocado la lotería, ni siquiera la postura… nada. Me alegro de que el universo no derroche sus energías en eso y las reserve todas para prolongarme la salud. Qué bien!!
 
Sólo quiero deciros que creo que el AMOR, la BONDAD y la COMPASIÓN todo lo pueden. Que el mundo sería un lugar más fácil de vivir si no cejáramos en nuestro empeño de ponerlas en práctica, desde nuestro entorno más próximo hasta el sinsentido más lejano a nosotros.

Si cuando el cielo despierta cada mañana, se nos despertara en nosotros también algo hermoso.

Si intentáramos saber antes de juzgar.

Si habláramos menos y mejor, con más calidad que cantidad.

Si utilizáramos el corazón como herramienta básica para vivir.

Si sonriéramos más. Si riéramos sin taparnos la boca.

Si besáramos todo lo que queremos. Ahora.

Si a nuestra familia de sangre les diéramos el espacio que quizás requieren,… si a nuestros amigos les otorgáramos la empatía justa para ponernos en su lugar,… si a los vecinos y gente del barrio les concediéramos la comprensión y el tiempo que necesitan para ser oídos,… si escucháramos a nuestros compañeros de trabajo intentado saber qué buscan y si, a pesar de eso, decidimos  seguir con nuestros hábitos,… si habláramos con desconocidos, sin miedo, solo con el interés de conocer y compartir.

Si el sufrimiento nos ha dado las claves para mirar hacia adelante sin temor, y el silencio y la paz por fin se agarran a nuestros corazones y eso nos ha dado un conocimiento más profundo de nosotros mismos y de nuestro entorno, es probable que nos entendamos mejor entre todos y hasta el infinito.


Defender la alegría como una trinchera,
defenderla del escándalo y la rutina,
de la miseria y los miserables,
de las ausencias transitorias
y las definitivas.

Mario Benedetti