Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



lunes, 7 de febrero de 2011

Una mujer va al médico...

Es el título de la primera novela de Raymond Van de Klundert (Tilburg, 1964) tiene más de real que de ficción. Es un libro que engancha desde la primera a la última página.
Al igual que Carmen, la protagonista de éste libro, la mujer de Raymond (Ray) murió tras una interminable, agónica y dura lucha contra un cáncer de mama.
En la historia, relatada con sumo cuidado por parte de Ray, incluso en ocasiones con sentido del humor, conocemos de primera mano lo que piensa, siente y hace una pareja de jóvenes cuando algo tan duro golpea sus vidas.
El alter ego de Ray, Stan, a menudo es un mujeriego empedernido, él lo llama monofóbia, o lo que es lo mismo, la incapacidad de ser fiel a su mujer, egoísta y totalmente estúpido, al menos en muchos de sus actos, pero se acaba sintiendo lástima y ternura por él, ya que se mantiene al lado de su mujer en los peores momentos, aquellos que empiezan justo cuando a su mujer le dan la noticia de su triste final.
Seguramente la historia, aún no siendo usual, no deja de llevarnos a la lágrima fácil, pero debo decir en su defensa, que su forma de escribirlo me parece excelente.
Cada uno de los capítulos del libro comienza con una frase alusiva a los hechos posteriormente narrados, extraída de una canción, que aunque en su mayoría son de Bruce Springsteen, también nos encontramos a U2, Pearl Jam, Oasis, Radiohead o bastantes bandas holandesas. Lo cuál ratifica que todo ser humano tiene asociada una banda sonora a su vida y que la música es algo más que música: son nuestros sentimientos.
Además cuando aparece en el texto algún lugar, sobre todo locales de ocio nocturno, aunque también encontramos parques, hospitales o barrios holandeses, el autor nos explica en unos recuadros introducidos en el texto, la historia del lugar.
Lo que nos queda al final de su lectura, es que el amor lo puede todo. Una bonita, sincera y conmovedora historia de amor.

El libro fue todo un éxito editorial en Holanda en el 2008, estando casi 200 semanas en las listas de los más vendidos.

5 comentarios:

Antonio R. dijo...

Me lo apunto para leer, gracias por mostrarnos esta joyitas.Y por recordarnos que el amor ,lo puede todo. ¡Qué grandes sois! Grandes Besos

C.S. dijo...

Gracias Antonio R. Si lo lees nos encantará que compartas tu impresión con nosotras.
Besos para ti también.

Paco dijo...

Preciosa reseña digna de cualquier blog de libros.
Me has animado a leerlo así que me lo apunto !!
Sois un equipo genial.
Un abrazo
P.

C.S. dijo...

Gracias Paco... cuando quieras te lo dejo.
Un beso.

Anónimo dijo...

Acabo de leer el libro (en Holandés ya que soy Holandesa) y la verdad es que te llega!! Dios lo que he llorado hoy!! Pero el libro merece la pena leerlo, de verdad!