Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



miércoles, 23 de febrero de 2011


Me alejo y vuelvo de nuevo. No quiero enredarme demasiado, pero no puedo dejar de tender las manos hacia el otro lado, donde empiezo a vivir otras vidas que no son la mía. Me atraen con la misma fuerza con la que intento no caer en la dependencia excesiva, no implicarme más de la cuenta. Ya siento el dolor de la ausencia y aún no he comenzado a irme. A veces las palabras sobran y no hacen más que entorpecer el camino que nos lleva a encontrarnos.

Hoy me has dado la mano y me has mirado a los ojos y, como si fuera la primera vez, me has vuelto a decir que me veías cansada. No sabes el bien que me hace que te asomes y me mires. Y luego está él, siempre incondicional, caminando a tu lado cogido de tu brazo y, aunque a veces se pone nervioso y hasta se enfada, la mayoría del tiempo sonríe y bromea contigo, te cuida y te besa el pelo.

Un día más, y sin embargo siento que hoy es el primero, que vuelvo a empezar, que la vida me ha invitado de nuevo a tomar café.