Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



jueves, 3 de marzo de 2011

... y de noche

Hoy es de esas noches, en las que te das cuenta que en cualquier momento la vida te puede dar un revés y te pone frente a frente con los momentos duros con los que te enfrentas a diario.
Nunca se nos pasa por la cabeza, que un buen día... sin previo aviso... puedes estar "al otro lado de la cama" y convertirte en paciente, en espos@ de paciente, en hij@ de paciente... y en ese momento te das cuenta que ahora te toca a ti, que tienes que rescatar de tu maletín las frases, las palabras, los recursos... con los que día a día trabajas y facilitas a los pacientes y a las familias. Te das cuenta de la importancia de los silencios necesarios, valoras el abrazo de un amigo, te das cuenta que llorar es necesario para seguir hacia delante... que es mejor compartir el llanto que callarse... el silencio, al igual que las lágrimas hablan a gritos.
Qué decir!!!, tengo miedo de flaquear, de asustarme y huir... tengo miedo de tener miedo y que éste me paralice.
Me cuesta hasta coger aire... y sentir que me llega a los pulmones.
Este es uno de los momentos más duros de mi vida personal... y el más difícil de mi vida profesional.
Sirva este post de "vómito" necesario en una noche en la que el silencio es un buen compañero y el sonido de mis dedos sobre las teclas se convierten en una "música" necesaria para calmar la tristeza.

10 comentarios:

Buruñete dijo...

No sé si se va a publicar el comentario anterior porque creo que he hecho algo mal y sale un error.
Te decía que sobran las palabras en estos momentos tan personales así que me quedo en silencio a tu lado escuchando tus lágrimas y haciéndote compañía. No tengo experiencia en esto pero fijate a tu alrededor porque no estarás sola y compartir alivia el peso de la angustia.

Antonio R. dijo...

Yo también quiero acercarme a tu lado, para que no te sientas sóla, para que no sólo oigas el ruido de las teclas sino que te reconforte saber que tu angustia y tu dolor son profundamente humanos, y que aceptar que somos vulnerables nos ayuda a superar momentos difíciles. Con tu grito silencioso despiertas solidaridad en otros corazones. En el mío lo has hecho. ¡Animo, lo harás bién!

Antonio R. dijo...

Sirva este comentario de aliento, de apoyo y de comprensión de tu angustia. No estás sola. Vas a afrontar esto como tú sabes hacerlo: con coraje , honestidad y prudencia. Con ese humanismo intenso que huele a cercanía y emoción. Un beso especial , con mucho afecto, para que te ayude a sostenerte en momentos como éstos y que sientas la cercanía de un amigo.

Violeta dijo...

Qué decirte, querida C.S.!
Aunque esto sea muy duro, sabes que puedes porque lo has vivido en otras pieles, ya que eres de esas raras personas que se ponen en la piel del otro hasta el fondo,...yo lo he vivido contigo. Aunque ahora el miedo al miedo te paralice, sabes que tienes recursos, que sacarás de ahí de donde parece que ya se agota y seguirás hacia delante...porque ni los sueños ni el corazón se quedan quietos... lo harás de la mejor manera que puedes hacerlo, tú sabes.
Nos tienes al lado con todo el apoyo y los abrazos que necesites...y más.

C.S. dijo...

Gracias a los tres... vuestros ánimos los recojo y los guardo bien guardados porque sé que los necesitaré.

cristina dijo...

Quisiera simplemente,gritarte en silencio "Gracias" por tu valentia,por tu trabajo diario profesional que ahora se ha convertido en trabajo continuado personal,cargado de una experiencia espiritual que estoy segura te va a impedir huir de tu dia a dia. Todos los momentos que has compartido con los enfermos y familiares,todo lo vivido, lo entregado...estoy segura que te revertirá como "música" necesaria para calmar tu tristeza.
Un abrazo inmenso lleno de paz
Cristina

Maria dijo...

COMPAÑERA con mayusculas....ya lo sabes, siempre a tu lado, desde el corazón, para todo lo que necesites, como hasta ahora ha sido. Hasta el miedo se rendirá a tus pies cuando vea tanto coraje, tanta ternura, lo verás. Te quiero.

C.S. dijo...

Gracias Cristina por tus palabras y por tu abrazo.

María... que decirte compañera!!! siempre a mi lado, en los buenísimos momentos y sobre todo en los peores. Pero son situaciones en las que el afrontamiento de la situación debe ser individual y aprender de ti mismo tus capacidades y tu fortaleza.
Gracias.

alondra-volarsinalas dijo...

A veces nos toca sacar las nubes negras a manotazos para que entre un rayito de sol, es duro e incluso las palabras bien intencionadas resbalan en el corazón que llega a pesar en el pecho...
Llora, ríe, comparte los miedos, siempre hay alguien que te quiere y simplemente escucha, porque es lo que necesitamos un hombro amigo...
Te deseo lo mejor, porque lo mejor de vosotros recibimos los que pasamos por aquí.

VerboRhea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.