Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



sábado, 4 de enero de 2014

Las atención de las diferentes religiones al final de la vida



La muerte es interpretada y vivida de diversas maneras según las convicciones religiosas de cada persona que llega al final de su vida, la voluntad de las familias y las tradiciones de cada comunidad. En las sociedades antiguas, los códigos utilizados para la atención religiosa relacionada con la muerte se constituían de acuerdo con las normas establecidas por la religión mayoritaria. En nuestro tiempo, caracterizado por una creciente diversidad de religiones y por un sensible crecimiento del número de personas que son agnósticas, ateas o distantes de los credos y de las confesiones religiosas, es oportuno actualizar los criterios de la asistencia religiosa a las personas que llegan al final de su vida. Es importante reconocer el derecho de todos los seres humanos y comunidades de creencias y convicciones fundamentales a ser respetadas en sus deseos de morir de acuerdo con sus itinerarios ideológicos y religiosos. La libertad religiosa es una conquista irrenunciable de la dignidad humana. La hora de la muerte acostumbra a ser un momento muy significativo para la expresión de cualquier creencia que se ha vivido fuera del universo religioso. La sociedad debe respetar con mucho cuidado las opciones de cada persona, de su familia y de su entorno cultural. La atención personal al proceso de la muerte es perfectamente compatible con la utilización de los recursos espirituales y ritos de las diversas tradiciones religiosas y posturas no religiosas. El ceremonial relacionado con la muerte está muy desarrollado en todas las culturas. Los códigos establecidos en cada tradición son el marco que ofrece las interpretaciones, sugiere los comportamientos, propone la socialización del evento, canaliza el duelo, acompaña el dolor, orienta sobre el sentido de la muerte y da pautas sobre el memorial de los difuntos. Son aportaciones muy valiosas para curar las heridas que produce la muerte de las personas queridas. Permiten evitar la improvisación y aliviar el desconcierto provocado por el fallecimiento. Los códigos son útiles si se saben adaptar a cada caso concreto.

La Asociación UNESCO para el Diálogo Interreligioso ofrece, conjuntamente con la Obra Social ”la Caixa”, esta publicación sobre las principales tradiciones religiosas de nuestra sociedad y sus planteamientos espirituales y prácticos en relación con la etapa final de la vida y la muerte. Se trata de una presentación breve que pretende ofrecer una aproximación a la diversidad religiosa y a las más generales normas de
atención religiosa de cada tradición.

Del prólogo de Atención religiosa al final de la vida.

Gracias Pilar por compartirlo.