Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



martes, 18 de octubre de 2011

ALZHeiMeR y cuidadores...V

Algunos consejos sobre seguridad.

Que su casa sea lo más segura posible. Es necesario organizar el espacio para vivir.
Es importante mantener los espacios ordenados y evitar obstáculos en zonas de paso. El desorden empeora la confusión y, además, puede provocar caídas.
Adaptar el entorno favorece el sosiego, disminuye la desorientación, el riesgo de accidentes y permite que la autonomía del paciente se prolongue.

Es aconsejable eliminar barreras arquitectónicas y obstáculos diversos, en ocasiones bastará con simples cambios de distribución de objetos y muebles.

Conocer el manejo de los sistemas de cierre de puertas y de las llaves de agua y de gas.

Retirar cierres interiores de las habitaciones y baños, incluso de la puerta de entrada. Asegurar el cierre de las puertas y ventanas que puedan suponer un peligro potencial (balcones, puertas de entrada,...).

Intentar que los suelos no sean deslizantes y resbaladizos. Es conveniente que el enfermo utilice calzado con suela de goma.

Evitar las alfombras y los objetos en medio del paso. Tener la casa lo más despejada posible. Evitar recovecos y lugares oscuros. Asegurarse de que el hogar tiene la iluminación suficiente.

Principales riesgos en el hogar:
- Suelos resbaladizos o con desnivel.
- Escaleras y peldaños sueltos.
- Alfombras y cables en el suelo.
- Adornos de cristal.
- Iluminación escasa.
- Electrodomésticos.
- Productos de limpieza, medicamentos,…
- Objetos pequeños que puedan tragarse.
- Elementos con los que puedan quemarse: cerillas, mecheros, estufas, radiadores,…
- Puertas exteriores, ventanas y balcones sin medidas de seguridad.

En la cocina...
Cambiar la cocina de gas por una eléctrica o vitrocerámica.
No almacenar comida caducada y guardar bajo llave sustancias peligrosas o fármacos.
A medida que la enfermedad avanza, desenchufar la cocina y el microondas de su toma eléctrica y dejar fuera de su alcance la tostadora, la plancha y otros aparatos eléctricos.

En el baño...
Que sea accesible.
Evitar los cerrojos interiores con los que pueda encerrarse.
Las barras de sujeción y el asiento de bañera pueden evitar caídas. Si se puede, acondicionar la bañera.

En el dormitorio...
Es aconsejable poner una luz permanente y de baja intensidad que le ayudará a orientarse si se despierta, al igual que en baños y pasillos.
La mesilla debería estar libre de objetos que puedan caerse.

Evitar la conducción...
Un enfermo de Alzheimer no debería conducir.
Si se necesita reforzar, contar con una figura que represente más autoridad (policía, médico,…) para que le convenza de que no conduzca.
Esconder las llaves e intentar dejar el coche fuera de la vista. Desconectar la batería si fuera preciso.

En la calle...
Los enfermos de Alzheimer pueden desorientarse en la calle e incluso en su propia casa.
A menudo les domina la inquietud, acompañarle si insiste en salir a la calle.
Es bueno informar a los vecinos, familiares y amigos sobre la enfermedad de nuestro familiar, ya que en caso de desorientación podrían contactar con nosotros o acompañarlo a casa.
Utilizar sistemas de identificación con su nombre, domicilio y teléfonos de contacto.
Existen también sistemas GPS de localización personal.

Que no se pierdan cosas importantes.
Es aconsejable mantener las llaves, los monederos y otras cosas importantes fuera de su alcance, pues pueden perderlos o esconderlos y no recordar, más tarde, dónde los dejó. En estos casos, no atosigarlos para que recuerden... porque no recuerdan, y sólo conseguiremos ponerlos más nerviosos y alterados.
Hacer copias de las llaves y guardarlas en lugar seguro.
Fotocopiar y guardar toda la documentación y papeles importantes del enfermo.

Tomar medidas ante el posible extravío de nuestro enfermo.
Hacer una placa de identificación grabada que pueda llevar en una pulsera, reloj, cadena u otro complemento de su gusto que esté dispuesto a llevar siempre.
Colocar en un lugar visible los teléfonos de urgencias sanitarias, familiares,...
Tener siempre a mano un teléfono móvil para comunicarse de forma rápida.
Tener siempre a mano una fotografía reciente del enfermo, llegado el caso facilitaría la búsqueda.