Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



jueves, 17 de abril de 2014

HiLoS De CoLoReS...


Érase una vez una abuela que teje su propia historia con la bella intención de regalársela a su nieta antes de que empiece a olvidarlo todo. Como un anticipo de lo irremediable, de esa dura enfermedad llamada Alzheimer,  recompone su vida como legado para su adorada nieta.

La abuela escribe y cose su propia historia porque sabe que llegará un momento en que se le escaparan todos los recuerdos. De este modo, la anciana quiere hacerle este regalo en forma de libro para que su nieta comprenda y conozca quién habita detrás de la mirada perdida y de niña que encontrará en su rostro, el mismo que poco a poco empezará a desconocer. Porque ella sabe bien que cuando todo se olvida, siempre curan los besos.

El libro infantil ‘Hilos de colores’, escrito e ilustrado por Elena Ferrándiz, ha sido editado por Legua Editorial que dedicará parte de sus beneficios a la Fundación Alzheimer España. Está repleto de ilustraciones y metáforas que se acercan de un modo lleno de color y poesía, lo que no es poco, a la enfermedad de Alzheimer.

Está dirigido a niños y adolescentes, pero también a los cuidadores, a los propios enfermos y a todas aquellas personas sensibles.

"Con el libro quiero reivindicar la dignidad de los enfermos y que, ya que ellos olvidan, nosotros no nos olvidemos de ellos. De esta manera los niños entenderán un poco mejor a sus abuelos y aprenderán la importancia de manifestar el cariño.

Pretendo también hablar de las personas que cuidan de los enfermos, que se sientan valoradas y apoyadas. El libro es también un homenaje a ellos, que prestan sus manos, y a la tarea tan inestimable y abnegada que realizan.

Cuando la abuela le regaló su historia, llena de colores y cosida con las agujas del corazón, la niña comprendió que algunas veces la memoria puede ser tan frágil como los hilos que se lleva el viento… que las experiencias de la vida se entretejen para formar lo que cada uno es y que, cuando casi todo se olvida, la mejor medicina son los besos..."

 Elena Ferrándiz