Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



domingo, 29 de noviembre de 2009




Es una hora en la que debería estar durmiendo... o dormida... pero no puedo.
Ayer fue uno de esos días de "sábado tarde en hospital", de una tarde horrible, de una tarde en la que no entiendes muchas cosas y en las que te convences una vez más que el mejor sitio donde estar cuando terminamos nuestro "viaje" es la casa de uno.
Ayer fue uno de esos días en los que no acabas de comprender algunas órdenes médicas... porque son eso ORDENES y yo soy enfermera pero eso no significa que sea mera cumplidora de órdenes y menos en este trabajo en el que existe también la "objeción de conciencia", en el que yo pienso, tengo mi criterio y hay formas y maneras de hacer las cosas. (nota mental: necesitaba vomitar todo esto)

Ayer fue también otro día en el que volví a comprobar que lo más triste que puede sucederte es morir SOLO. Yo QUIERO estar en mi cama cuando llegue ese momento, en mi casa, que alguién que me quiera me coja la mano, me acaricie la cara, me diga: "M. puedes irte tranquila, aquí todos estamos bien, me has hecho muy feliz, fue una suerte que te cruzaras en mi camino aquel día... mi vida no habría sido lo mismo sin ti...". Yo quiero eso... no quiero la soledad de una habitación fría, no quiero la tristeza absoluta de mirar y no ver a nadie, no quiero marcharme sin una caricia de despedida.

4 comentarios:

Violeta dijo...

Yo tampoco quiero irme sin una caricia de despedida...Es más, no sé vivir sin una caricia.
La misma caricia que se nos escapa de las manos con la gente que queremos y con la que estamos empezando a querer, la misma que intentamos prodigar y contagiar a pie de cama.
Genial M.,como de costumbre.

Amarilis dijo...

Animo compi! Ójala cuando llegue el momento tenga cerca profesionales tan competentes como tu, de los que saben lo que hacen, como lo hacen y se adelanten a tus necesidades, que puede ser...que te den una caricia o te cojan de la mano...

C.S. dijo...

Gracias chicas!!!! Caricias para las dos.

Alondra dijo...

Si pudiéramos elegir, lo único que deseo es no estar sufriendo y ver como sufren los míos, casi deseando que llegue el desenlace...
Cada día la sociedad es más aseptica, tal parece que quisiéramos ocultar la muerte.