Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



miércoles, 17 de marzo de 2010

Hoy ha sido un día duro...


Hoy ha sido un día duro,emocionalmente duro. Hemos presenciado la agonía de L., de 53 años y 18 desde que le diagnosticaron la enfermedad. Hemos visto a su marido llorar como un niño mientras le cogía de la mano y le llenaba de besos. Te querré siempre, estaremos siempre juntos...le decía mientras acariciaba su brazo. Ha sido una muerte dulce, tranquila, en su cama y junto a los suyos.

Hemos visto a J. triste y enfadado, indefenso, vulnerable. "¿Como hay que hacer para morirme?" han sido sus palabras de bienvenida. Hoy ha sido la primera noche que se ha dado cuenta que no puede levantarse solo de la cama, las piernas no le responden. Y él que andaba preocupado con la renovación del carné de conducir... Él, que nunca ha necesitado a nadie...salvo a su perra y su paquete de tabaco...Nos hemos despedido entre risas y contento porque por la tarde le traen una silla de ruedas para desplazarse por casa.

Hemos estado con M. que desde hace unos meses un dolor en la pierna, por una estenosis del canal medular, ha dado un giro a su vida. Ella que no paraba en todo el día, de aquí para allá, le parece un mundo salir a la calle y andar 50 metros. Hace unas semanas ésto le parecía imposible. Cuando nos hemos ido nos ha enseñado las flores de la terraza y hemos quedado en que saldrá e irá a la peluquería.

Y también hemos visto a F., una mujer que podría escribir su biografía y venderla en la sección de "Héroes del Siglo XX y XXI".Su marido falleció hace tiempo, pero todavía parece oír su voz desde el pasillo y se le llenan los ojos de lágrimas cuando pronuncia su nombre. Y ahora su hijo, tan joven, ella siente que por protegerle le ocultan información sobre cómo evoluciona y ésto le hace sufrir. También anda un poco preocupada con los estudios de su nieta, una adolescente que vive con ella. Con el delantal puesto sale a despedirnos al coche y nos lanza un beso.

Si, hoy ha sido un día intenso, duro, emocionante, triste, un día de esos en los que no te da tiempo ni a mirar el reloj, ni tomarte una galleta, solo a mirar por la ventana del coche y tratar de ordenar el batiburrillo de sensaciones que te invaden.

Pero si te separas un poco del escenario y lo ves desde fuera y lo saboreas queda también un sabor dulce, agradable, a lo que sabe el trabajo bien hecho.

3 comentarios:

Violeta dijo...

Manejar las emociones y trabajar bien, contigo es más fácil.
Gracias por estar ahí, compañera.

Antonio R. dijo...

Sin duda un día muy difícil. Pero leyéndolo en vuestro blog lo habeis compartido, y al intentar ponerme en vuestra piel me he sentido aliviado por saber que hay gente como vosotras, lo que convierte estos días en un poco menos difíciles y más humanos y emocionalmente inolvidables. GRacias y un beso.

Violeta dijo...

No todo el mundo comprende este trabajo. No es fácil. Por eso es un placer oír que alguien se pone en nuestra piel,que siente y comparte,...que entiende.

"...días menos difíciles, más humanos y emocionalmente inolvidables". Si señor!!