Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



sábado, 8 de octubre de 2011

SaBeR aPReNDeR...

Hay frases que resuenan en tus oídos durante días.

R. es un religioso poco habitual (tampoco conozco demasiados) y una persona excepcional, como la mayoría de las que conocemos. De todos aprendemos.

Pertenece a una congregación religiosa y ha pasado gran parte de su vida trabajando, ayudando y viviendo en diferentes países, sobretodo del continente africano. Dice creer en Dios pero de una forma muy personal, como dice él, en un Dios todoterreno. “Yo a Dios lo llevo dentro y sólo me exige ser cada día mejor persona, me acompaña cuando me siento solo y hace que me sienta feliz haciendo lo que quiero, porque el corazón me va marcando el camino.”

Nos cuenta que en momentos de zozobra en su vida, suele repetir una especie de mantra mientras respira y se concentra en mantener la mente despejada y esa paz interior que nos ha llamado la atención desde que le conocemos, y que se contagia a los que estamos cerca de él.

Es de esas personas que sonríen con los ojos y la boca. Que sabe escuchar y que habla despacio mirándote a la cara. “El dolor me acobarda y me quita la fuerza y la energía que me gustaría dedicar a otras cosas, mientras las tenga.”

Le diagnosticaron hace poco tiempo la enfermedad que padece. En el último informe de alta, en la última línea subrayada por él en rojo, pone: "pronóstico de vida, menos de un mes". Y ya han pasado más de veinte días.

Su cara y su actitud nos hablan acerca de la dignidad y autonomía en la toma de decisiones. Decidió no acceder a una transfusión de sangre propuesta por su oncólogo hace poco, “Otra vez,... Para qué?... Cuántos días?... Dejemos las cosas como están, que sigan el curso natural. Estoy cansado.”

“Lo tengo todo”, dice mientras sonríe desde el interior,... yo diría que feliz.

“Hay que saber dejarlo todo. Hay que saber aprender a decir adiós.”






2 comentarios:

Antonio R. dijo...

Saber ACEPTAR es una llave mágica que ayuda a cerrar los problemas y a abrirse a oportunidades.
¡Qué estupenda persona y qué estupendas soys por darnos a conocer estas experiencias!Besazos

Violeta dijo...

Saber aceptar... qué difícil acción! Ser portador de esa llave mágica que abre y cierra puertas, permitiendo que la vida siga desplegándose como un mapa. Todos deberíamos saber aprender...
Abrazote.