Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



jueves, 19 de abril de 2012

La TeMPeSTaD, eL NauFRaGio y La CaLMa...

Casi desde el principio de su matrimonio sus vidas se vieron atrapadas entre tormentas y tempestades.

Vivian juntos pero no convivían, apenas si compartían, no se comprendían, y así fueron transcurriendo casi cincuenta años de complicada relación.

De repente, él que estaba acostumbrado a vivir bajo el mismo techo con una mujer fuerte, independiente y de carácter, comenzó a comprobar cómo ella se apagaba, a verla confusa y envejecida. Un día le tendió su mano y ella no la rechazó.

“Hay que llevarla a un buen médico” decía cuando le expliqué la enfermedad que padecía (Alzheimer) y lo que eso significaba. No llegó a comprenderlo del todo.

A pesar de los nubarrones que se avecinaban, sus vidas dieron un giro tan impredecible como inesperado.

Desde entonces se desvive en atenciones, cuidados y mimos. A ella, aunque le costó, comenzó a aceptarlos. Ahora conversan, ríen juntos recordando momentos felices de su infancia y juventud. Comparten pequeñas cosas de la vida cotidiana y familiar.

Las tormentas del pasado se fueron disipando ante la nave del olvido.

Con el tiempo la terrible enfermedad ha comenzado a sobrevolar sobre él.

Pese a todo, el naufragio que lleva sus vidas a la deriva los ha inundado de cariño y comprensión, traducido en Calma y Paz, de la que siempre carecieron.



Rosa Campoy,
Cuidadora y formadora del Aula de Personas Cuidadoras
del Distrito Sanitario Sur de Granada.