Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



sábado, 24 de mayo de 2014

LaS VoCeS De La MeMoRia...


A mi madre le entusiasma cantar. A menudo es casi la única forma que tenemos de comunicarnos. Cantamos bajito, a veces más alto cuando paseamos por la calle, otras acompañamos la canción con un baile que nos inventamos… Y, sin pensar, recordé hace poco que tiempo atrás vi un documental sobre el tema, entonces mi madre y yo aún éramos capaces de comunicarnos con la palabra, con frases cortas, la mayoría con un ápice de coherencia.

"Las voces de la memoria" (video interactivo) es un documental que se emitió en el 2012, sobre el Alzheimer y el poder terapéutico de la música. El documental sigue los pasos de un grupo musical integrado por treinta personas aquejadas de esta enfermedad y que asisten a un centro de día, donde realizan distintas actividades, narrando la historia de  la creación del coro desde su nacimiento hasta su primera actuación en el Palau de la Música de Valencia.

En el mismo se puede captar el lenguaje esperanzador de la música, que recupera estados de ánimo y recuerdos pasados que pudiesen haber quedados adheridos a letras de canciones o a imágenes que evocan con nostalgia tiempos lejanos.

Los protagonistas de ‘Las voces de la memoria’ tienen diferentes edades, desde los ochenta de Milagros, una farmacéutica de familia acomodada que ha perdido el 50 por 100 de audición, hasta los cincuenta y pico de Antonio, piloto de helicópteros hasta que le diagnosticaron la enfermedad, y del que su mujer dice que el Alzheimer le ha mejorado el carácter y que ahora es más dulce.

El espectador asiste a los ensayos, a los conciertos preliminares, a las sesiones de musicoterapia y a la actividad diaria del centro. Pero también permite profundizar en el conocimiento de los personajes, que muestran su intimidad familiar.

A través de las puertas abiertas de sus casas, comprobamos el cambio radical que el Alzheimer opera sobre el enfermo y su entorno familiar y social. También cómo la música permite a esa nueva persona, que es el enfermo, paliar el deterioro y conservar la esencia de su personalidad, más allá de los recuerdos.

En el patio de butacas están sus familiares, que observan emocionados lo que, probablemente, nunca imaginaron ver.