Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



jueves, 31 de diciembre de 2009

El tiempo "kairos"



"El tiempo del paciente es un tiempo distinto al del familiar, al del amigo y al del terapeuta.

En condiciones normales cuando hablamos de tiempo nos referimos al tiempo "cronos", al tiempo del reloj, al tiempo objetivo que marcan los ritmos normales del día y la noche, de las estaciones del año. Pero para el paciente el tiempo tiene una carga especialmente personal, especialmente subjetiva. El tiempo se le esta terminando y todo su tiempo es solo un poco de nuestro tiempo. De aquí que el gran reto como familiar, amigo o terapeuta es dar al tiempo la importancia y el valor que tiene.

Ese tiempo especial de compartir con el paciente me gusta llamarlo "kairos", tiempo de encuentro, tiempo de estar aquí y ahora, la experiencia del momento oportuno, lo que los pitagóricos llamaban Oportunidad. Sé que no fácil acompasar nuestro tiempo al del paciente, pero este reto es de gran importancia ya que la empatía que se genera es fundamental para que se encuentre acompañado y acompasado: ir a su tiempo.
Saber cambiar nuestro ritmo, en ocasiones acelerado y desordenado, por un ritmo en consonancia con el paciente; sentarse, mirarle, saludarle sin prisa. Acariciar su mano y que sienta que para nosotros en ese momento lo único importante es él."
(El Buen Adiós. Jesús Poveda y Silvia Laforet)

Gracias a las que me habéis enseñado ésto, entre otras muchísimas cosas, cada día durante estos meses. Es bueno leerlo en los libros pero mejor aprenderlo y vivirlo con vosotras.

Gracias por estar siempre disponibles para lo que haga falta!

Feliz año a tod@s!!

3 comentarios:

laMar dijo...

Para todas vosotras mis mejores deseos siempre.
Un abrazo enorme

Maria dijo...

Me ha encantado tu post Amarilis...no podiamos haber empezado mejor el año que con tu escrito...ya sabes, siempre cerquita unas de otras, siempre ayudándonos, levantándonos, mimándonos, para continuar este camino tan intenso que es la vida. Un abrazo especial de Feliz Año a mis tres hermosas compañeras.

Violeta dijo...

Acompasar el tiempo, el nuestro (todo el tiempo del mundo), al del paciente ("el tiempo que me queda..."), es uno de los retos más difíciles en nuestro quehacer diario. Ponernos en su lugar, imposible. Intentarlo, es lo más que nos queda.
Aquí estamos otra vez para acompañarnos y compartir, para ser y vivir.
Yo también os quiero dar un gran abrazo, redondo y cálido.
Hasta muy pronto.