Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



sábado, 26 de diciembre de 2009

Es Navidad... y en casa hay una silla vacía.







El tema de la muerte es un asunto que nos atañe a todos: todos hemos de afrontar el hecho de que estamos predestinados a perderlo todo . Y aprender afrontar un duelo por la pérdida de un ser querido es como una prueba que nos prepara . Quizás la pérdida que vivimos ahora nos llama a revisar de una manera más contundente preguntas existenciales que hasta ahora habíamos estado evitando sobre nuestra vida, quienes somos y el sentido del sufrimiento . Quizás nos obliga a revisar nuestro concepto sobre lo que es la felicidad o el amor. Y el camino para responder a estas cuestiones pasa por dentro de uno mismo : eso significa que para hacer un duelo o afrontar la propia muerte, hay que utilizar la escalera para ir hacia abajo de la condición humana no para ensalzarse por encima de ella . Bajar hacia abajo significa que las respuestas no las encontraremos en un libro muy intelectual, ni en un maestro muy elevado o muy famoso. El camino pasa por explorar gestos mucho más humildes, momentos donde tocamos nuestra imperfección o encuentro llenos de simplicidad y gratuidad que nos llegan si tenemos tiempo para pararnos y mirarnos a los ojos. Aprender a bajar esta escalera quiere decir aprender a estar presente y abrazar todo aquello que nos pasa cada dia, en cada momento sea bueno o malo , cada encuentro, cada herida y dejarnos sentir el dolor, el enfado, la alegría sin intentar cambiar nada, sin oponernos. Rendirnos al gurú, al maestro más grande de todos: la realidad cotidiana imperfecta de nuestro día, día y nuestras relaciones no siempre fáciles con los que nos rodean. Y considerar que todo aquello que creemos que es obstáculo o una interrupción a nuestros propósitos, proyectos, ambiciones personales o deseos, todo aquello frente a lo que saltamos con un “ ¡Oh mierda, esto no me gusta!” , no son más que el material más espiritual , más necesario e indispensable que la vida nos pone delante para que podamos crecer y aprender .




Y hemos aprendido que ayudar al otro y acompañarlo en su duelo, o en su proceso de muerte, no es poner una “compresa” a su herida con palabras de consuelo que le ahorren el dolor. Sino que es darnos el tiempo, la serenidad y la atención de permitir que abra su herida y la explore a pesar del sufrimiento que esto le despierte. Y cuando sienta este dolor facilitamos que se haga las preguntas que necesita hacerse, para las que el sufrimiento señala contenido y propósito. Y teniendo la humildad de aceptar que nosotros no tenemos respuestas y si las tenemos no le van a ser útiles porque necesita hacer su propio camino de despertar. Y tener la paciencia de seguir allá sin miedo y sin prisa sintiendo el mismo dolor , su misma impotencia, y su lucha interna para dar un sentido a la pérdida que está viviendo. Y cuando podemos hacer esto le damos la oportunidad de vivir una experiencia plena de si mismo en contacto con el otro que da seguridad, confianza y respeto, y es entonces en este encuentro existencial relacional, cuando puede darse el milagro de la esperanza ante este misterio que es la existencia humana, la necesidad de las relaciones entre los seres humanos y su pérdida.







Y luego podemos comer turrones, bailar, jugar, ser creativos, tener mejores relaciones con los demás y , muy importante, hacer mejor el amor. Eso es a lo que verdaderamente estamos llamados en la vida y el objetivo final del duelo. Aquello que ellos y ellas , los que nos dejaron quisieran que hiciéramos con nuestra vida y en su honor.



El siguiente enlace forma parte de un excelente material de duelo del Servicio de Duelo de Girona.
Su autora: Alba Payás Puigarnau. Psicoterapeuta.


Es Navidad...y en casa hay una silla vacía.
Consejos para afrontar la Navidad para familias en duelo.

5 comentarios:

thot dijo...

Este texto me ha dejado sin palabras pero quería comentar "algo"; que por lo menos, lo he leído y que me ha "tocado".
Un beso!!

Violeta dijo...

El título ya lo dice todo.
Preciosa entrada y la información muy útil para los que tenemos/tendremos que enfrentarnos a ello.
Besotes compañera!!

Maria dijo...

Gracias por dejarnos leer y compartir tanta maravilla.

ANITA_LOSS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
C.S dijo...

Pues de nada a los 3.