Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



viernes, 5 de abril de 2013

aLGo Mío... III


Nunca quiso acudir a un médico, para salir del paso me tenía a mí y, ya pasado el susto, si la cosa requería un estudio, las excusas se multiplicaban. No me gusta como huelen los hospitales, perder toda la mañana en la consulta,… que no me saco sangre, cuando pase esta mala racha iré, es ansiedad, la menopausia, si ya estoy mejor… Hasta que la vida resolvió por ella.

 
Ya hemos entrado en la rueda de las consultas, has visto esa mujer de la gorra que joven es… madre mía cuanta gente, me estoy poniendo mala… vamos a sentarnos que no llego al ascensor… por qué?,
de los preparativos para el tratamiento, tienes que firmar el consentimiento aquí, aquí y allá, primero la analítica de sangre y orina, luego el electro, te llamaremos para el escáner, primero el reservorio, luego la consulta,… me he perdido…, lo has entendido tú?,
de las explicaciones, en función de los resultados iniciaremos esta línea de quimio, si no esta otra, cada quince días, cada ocho semanas,… tienes alguna duda acerca de lo que te estoy explicando? No entiendo nada, esto me sobrepasa… pero, por qué?,  
de los efectos secundarios, léete esto, esto, esto y esto, seguramente te asustaras pero ni tienen por qué pasar todos ni con la misma intensidad,… se me caerá el pelo?… tengo miedo… abrázame.


Es una pesadilla de la que estoy deseando despertar, me dice.
 Alma

4 comentarios:

Alondra dijo...

Es una pesadilla, si, por supuesto, pero es: SU pesadilla; puedes estar a su lado pero ella debe tomar las riendas.
Perdona si te molesto con mis palabras pero el amor peca por defecto pero también por exceso.
Un abrazo cálido.

Violeta dijo...

Gracias por tus pensamientos, Alondra.
Otro cálido abrazo para ti.

Antonio R. dijo...

Sigue siendo tan sensible, pero no dejes de acompañar, es lo que más se necesita y, a veces, lo que menos se hace. Comparte emociones , quizá te sorpendas y sobre todo haz caso a tu corazón sin dejar de poner en juego todo lo que sabes. Difícil ¿eh? , pero quién dijo que ser buén médico es fácil.....Y tú eres buena, muy buena. Besos

Violeta dijo...

Lo difícil se consigue, lo imposible se intenta, no?