Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



viernes, 1 de agosto de 2014

CuiDaNDo aL CuiDaDoR...


Ayer conocí a Pablo A. Barredo, autor del libro “Diario de un Cuidador” (y de un blog con el mismo nombre) del que ya hablamos cuando se publicó, que aborda los retos a los que se enfrenta el cuidador de una persona con demencia, dependiente, que fue y está dejando de ser, en su día a día, hasta el momento de su muerte.

Hablamos de lo divino y de lo humano, del trabajo duro, de los sentimientos de culpa, del túnel al final del cual a menudo no ves la luz, de las pérdidas, de la soledad autoimpuesta, de la responsabilidad muy pocas veces compartida, del dolor, de las pérdidas, del agotamiento,… del amor. También de la satisfacción personal y del aprendizaje que te aporta vivir una situación como ésta.

Se aprende en las batallas, en los retos, cuando el caos pone tu vida del revés y tienes que volver a darle la vuelta, cuando tu escala de valores se desordena de tal manera que debes cambiar la estantería para seguir caminando sin perder tu norte, la fuerza y la sonrisa.

Me encantó encontrar a una persona humilde, como todos los  grandes, muy hábil en la comunicación y que ha sufrido en sus propias carnes lo que quiere dar a conocer, para ayudar y mostrar lo que él aprendió y para que otros no tiren la toalla, ya que también para ser cuidador siempre hay una primera vez.

Tiene un montón de proyectos, para que salgan a la luz y sean co-protagonistas esas personas que están en la sombra y que son las que hacen posible el milagro de conseguir la mejor calidad de vida posible de sus seres queridos: los cuidadores.

En fin, que fue todo UN PLACER.

 
La capacidad humana de cuidar de los otros no es algo trivial o que podemos dar por descontado, sino una virtud que debemos apreciar. La compasión es una maravilla de la naturaleza, un precioso recurso interior, y la base de nuestro bienestar y de la armonía de nuestras sociedades. Si buscamos la felicidad propia, deberíamos practicar la compasión; y si buscamos la felicidad de otros, deberíamos también practicar la compasión.
Dalai Lama