Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



domingo, 17 de abril de 2016

El club de lectura del final de tu vida.

Con este título sugerente, su autor Will Schwalbe nos narra las semanas en las que su protagonista, Mary Ann, una mujer de setenta y cinco años y que ha pasado toda su vida en misiones humanitarias, pasa charlando sobre libros con uno de sus hijos. A Mary Ann le acaban de diagnosticar un cáncer de páncreas y Will acaba de abandonar su trabajo de editor para crear una página web de cocina. Ambos pasan ratos de charla en casa de su madre o en las muchas esperas a las que ella acude a sus sesiones de quimio o, simplemente, para revisiones rutinarias. Y durante esas horas hablan de libros leídos y de la vida, y se cuentan aquello que durante años no se dijeron, o no quisieron abordar.
-No sabes cómo me gustaría saber qué personaje muere. He leído el final una y otra vez –insistió Will-. Detesto no saberlo.

-Yo también. Por eso siempre empiezo a leer por el final. Pero a veces sencillamente no se puede saber lo que ocurrirá, ni siquiera cuando sabemos todo lo que hay que saber. Así que uno se prepara para lo peor y espera que ocurra lo mejor. (p. 229)

En este libro se abordan multitud de temas (religión, problemática de países pobres, necesidad de una Seguridad Social que cubra a todos los ciudadanos de cualquier país, libro electrónico vs. libro de papel, etc), se comentan multitud de libros y quién lo lee encuentra frases y citas fantásticas.
“La soledad es el precio que tenemos que pagar por haber nacido en este mundo moderno, tan rebosante de libertad, de independencia y de nuestro propio egoísmo” (Cita sobre “Kokoro” (Soseki) (p. 211)
Cuando terminé, paseé la mirada por el dormitorio de mis padres, y observé a mi madre, que descansaba relativamente en paz, aunque con esa respiración áspera indicativa de que no queda mucho tiempo. Estaba rodeada de libros: toda una pared llena de estanterías, libros en la mesilla de noche, un libro a su lado. Allí estaban Stegner y Highsmith, Mann y Larsson, Banks y Barbery, Strout y Némirovsky, el Libro de la oración común y la Biblia. Había lomos de todos los colores, y había libros en rústica y con tapa dura, y libros que habían perdido la sobrecubierta o que nunca la tuvieron. 
Eran los compañeros y maestros de mi madre. Le habían mostrado el camino. Y ella los podía mirar mientras se preparaba para la vida eterna que, como bien sabía, la aguardaba. ¿Qué consuelo obtendría yo al mirar mi libro electrónico sin vida? (p. 331)



  • El club de lectura del final de tu vida.
  • Will Shwalbe (2013)
  • Editorial: RBA LIBROS
  • ISBN: 9788490065068