Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



jueves, 24 de septiembre de 2009



Hola M, te he escrito esta carta porque los últimos días se que han sido difíciles para ti, te veía, te sentía... y yo estaba tan débil que no tenía fuerzas para decirte nada... pero antes de que sucediera, te escribí esto en este papel que tienes hoy entre las manos ... porque no podía marcharme sin que supieras lo que hoy necesito, quiero y tengo que decirte:


Te pido perdón por las cosas que no te di, por no haberte hecho sonreír todos los días. Sólo quería envejecer a tu lado para que pudiéramos reírnos viendo cómo se nos arrugaba el cuerpo, juntos hasta el final, en el lago de nuestro cuadro -ése era nuestro paraíso, ¿sabes?-;se que voy a echar de menos muchas cosas: libros, siestas, besos, ¡discusiones, Oh si...! Las recuerdas? Las hemos tenido buenas...


Gracias por eso, gracias por cada detalle, gracias por ser alguien de quien siempre he estado orgulloso, por tu coraje, por tu dulzura, por lo guapa que has sido, porque siempre he querido acariciarte... si, hoy necesito decirte que eras mi vida...


Te pido perdón por las veces que te he fallado, en especial por ésta...


Las buenas personas acaban en el infierno porque no saben perdonarse a sí mismas. Yo no puedo, pero te perdono a ti... porque eres tan maravillosa que un hombre preferiría el infierno al cielo solo por estar contigo.

9 comentarios:

Violeta dijo...

Una despedida de corazón.
Precioso!!

laMar dijo...

Hola C.S. lo prometido es deuda y aquí estoy. Me ha encantado el blog. Es muy duro vivir a diario lo que vosotras vivís. Os admiro.
Un abrazo enrome

C.S. dijo...

Gracias Violetilla. Muakis

Hola LaMar... me alegro que te hayas perdido por estas carreteras, bienvenida.

Joseluinik dijo...

Espero que nunca tenga que escribir esa carta, porque he dicho en vida todo lo que tenía que decir, y que llegado el momento nada quede por sacar de los bolsillos.
Aun así, es una carta preciosa.

C.S. dijo...

Hola Joseluinik... yo espero tener siempre motivos para dar las gracias. Sobre todo cuando se acerque mi final... aunque haya cosas que se digan con los ojos y no haya falta escribirlas, ni decirlas.
Gracias por pasar.

Antonio R. dijo...

Hoy he pasado a ver a un paciente terminal, con cáncer de pulmón,al
que tuve que atender hace una semana en la guardia que me tocó hacer. Esa noche , lo encontré sentado en la cama, con dolor no controlado a pesar de estar con 2 parches de 100 de Fentanilo y rescates con sevredol 10. La familia estaba desesperada, porque su esposo,padre y suegro respectivamente llevaba sin dormir ya 4 noches. Sólo le aumenté el SEvredol a 20 mg cada 4 horas y le añadí lorazepam . Pedía que le ayudáramos a morir.
Hoy, que suplía a mi compañero que es su médico de familia, he ido a verlo y he tenido una muy agradable sorpresa al encontrámelo de buen humor, sin dolor, durmiendo como un bendito estos días pasados, diciendonos que se sentía afortunado con su familia, que no le abandonaba ni un momento, con la que podía hablar de sentimientos de todo tipo, agradeciendo a su esposa sus desvelos....y a nosotros el "haber dado con el remedio para su dolor" que le permitía retomar su vida "normal" mientras durase. ¡Qué gozada!

Gracias por compartir vuestras experiencias en vuestro blog,también.

C.S. dijo...

Gracias Antonio R. por tu comentario, por tu visita y por tu blog... lo voy a enlazar en la columna de enlaces.

Un saludo y pásate cuando quieras.

minavcia dijo...

Sentida y sincera despedida, confesión ... que nos recuerda que no hay que dejar de decir lo que sentimos cuando lo sentimos, no esperar a un mañana del que no tenemos certeza de disponer, ni al final de una vida que emprende su último destino: el camino sin retorno. Ojalá todos dispongamos del valor para decirlo, y la oportunidad para hacerlo día a día.
Un animoso saludo a vuestro paso, desde mi arcén.

C.S. dijo...

Recogido tu saludo minavcia. Gracias por tu comentario.