Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



domingo, 11 de octubre de 2009


Las experiencias del enfermo en fase terminal suelen estar influenciadas por una difícil sucesión de pérdidas que suponen reacciones emocionales importantes. Se pueden diferenciar tres tipos diferentes:

lo que el paciente tenía antes y ahora no tiene,
lo que todavía tiene pero teme perder,
lo que no tiene y quisiera tener, pero debe renunciar.

En este viaje de pérdidas, el aprendizaje y desarrollo de recursos (estrategias de afrontamiento, aprendizaje de nuevas habilidades,...) es fundamental para el enfermo y los familiares. El soporte emocional que daremos debe trabajar los recursos internos y los externos, en especial los situacionales, para facilitar la adaptación emocional del enfermo y su familia a la difícil realidad que les ha tocado vivir. Una buena relación de confianza desde la primera visita es fundamental para poder abordar este proceso.

El proceso de adaptación está modulado, en gran parte, por los vínculos que establece el paciente con el equipo y sus cuidadores. Determinadas variables de interacción, como el grado de comprensión de la información recibida y la satisfacción con el equipo sanitario, se muestran como buenos predictores del nivel de bienestar posterior de los pacientes.



Marcos Gómez Sancho