Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



miércoles, 19 de agosto de 2009

eL DueLo X


DUELO PATOLÓGICO II
L.V.Thomas describe las formas más importantes de duelos patológicos con riesgo de desembocar en enfermedades psiquiátricas bien definidas:

Duelo delirante: su característica fundamental es la negación. Para el doliente el fallecido sigue estando vivo, lo que es un modo de mostrar la propia angustia ante la muerte.
Duelo melancólico: en los que predomina la depresión.
Duelo maníaco: el dolor se considera inútil, “la muerte no tiene importancia y el fallecido no tenía, en vida, ningún interés”.
Duelo obsesivo: predominan los sentimientos de culpabilidad. El doliente expresa agresividad hacia si mismo y hacia los demás.
Duelo histérico: el doliente se identifica con el fallecido, revive su enfermedad y su muerte, no puede alejar al difunto de su mente.

Otros tipos de duelos complicados:

Duelo ausente o retardado: se produce una negación del fallecimiento con una esperanza infundada de retorno del fallecido. Suele producirse acompañado de gran ansiedad.
Duelo inhibido: se produce una “anestesia emocional”, con imposibilidad de expresar las manifestaciones por la pérdida.
Duelo prolongado o crónico: con persistencia de la sintomatología depresiva, más allá de los 6-12 meses. El duelo se detiene en la segunda fase.
Duelo exagerado: caracterizado por una intensa reacción de duelo. Hay que estar atentos a las distintas reacciones de tipo cultural.
Duelo enmascarado: el doliente experimenta síntomas y conductas que le dificultan su vida diaria, pero no reconoce que están relacionados con la pérdida. Suele manifestarse con múltiples síntomas somáticos.