Este es el blog de un equipo de Cuidados Paliativos... trabajamos "a pie de cama", en el domicilio del paciente, en su espacio más íntimo y personal.

Todos los días hay un viaje distinto, duro, sorprendente, triste, emocionante... y con un final.

¿Nos acompañas?.



domingo, 7 de diciembre de 2008

..eN eL BoRDe De La CaMa


Un día en el hospital te da otra visión de la enfermedad, de los enfermos y de sus familias. Uno anda moviendose seguro de aquí para allá, entre enfermeras, auxiliares, celadores, voluntarios, generalmente gente conocida y algunos incluso amigos, compañeros con los que has convivido y has aprendido a moverte y que saben como te manejas.

Los enfermos y familiares están del otro lado, así se sienten y así los sientes, tocan el timbre si les ocurre algo, salen a esperarte al pasillo si tardas un poco en llegar, callan y te abren paso o salen cuando tú entras en la habitación, esperan ansiosos que les cuentes algo sobre su familiar enfermo, cuestionan, tienen muchas dudas que intentan que les soluciones en poco tiempo, porque es verdad que hay poco tiempo.

Sin duda alguna prefiero la relación horizontal que se establece en el domicilio, ser tú el invitado, que te abran su casa, que se muevan cómodos como lo hacen habitualmente, que las dudas, las angustias, los miedos, se manifiesten durante la conversación, sin prisas, con la confianza que se establece cuando ya nos conocemos.

Prefiero sentarme al borde de una cama que en el sillón del despacho.

2 comentarios:

C.S. dijo...

w0000w!!!
Genial!
Sobre todo después de salir de tu guardia.
A mi las camas del hospital tampoco me gustan para sentarme... son demasiado "altas" en todos los aspectos.

Maria dijo...

Totalmente de acuerdo con las dos. En el hospital dejamos de ser un poco nosotras mismas, para pasar a ser lo que se espera de nosotras. En los domicilios somos seres humanos dandonos fuerte la mano, mirandonos a los ojos de frente sin prejuicios, sin titulos ni estudios que nos distancien.